Artículo

Empoderar plantas mediante un riego bien equilibrado

El objetivo de toda estrategia de riego en invernadero debe ser mantener el equilibrio hídrico en el cultivo.

Publicado: abril 2, 2019 Por: Jan Voogt Compartir?

El concepto de " Cultivo mediante el Empoderamiento de las Plantas" (GPE) reúne la experiencia y los conocimientos en un enfoque integrado.

¿Qué es el Empoderamiento de las Plantas?

Normalmente, los métodos tradicionales de producción de plantas se basan en una mezcla de planos, mejores prácticas, conocimientos generales de fisiología vegetal, así como en las “manos verdes” y la “percepción emocional” de los cultivadores. Este enfoque ha tenido éxito, pero también tiene varias limitaciones. El concepto de “Cultivo mediante el Empoderamiento de las Plantas” (GPE) reúne la experiencia y los conocimientos en un enfoque integrado.

Conocimientos físicos y fisiológicos de las plantas

Su punto de partida es el comportamiento natural de las plantas en relación con el entorno del invernadero, descrito por seis balances relacionados con la energía, el agua, el CO2 y los asimilados. Monitorear estos balances con sensores, combinados con las mediciones de los cultivos en un marco coherente basado en conocimientos y percepciones físicas y fisiológicas de las plantas, proporciona datos concretos necesarios para controlar y mejorar el proceso de cultivo.

Riego bien balanceado

Normalmente, una estrategia de riego consiste en una mezcla de diferentes métodos, basados en horarios (como la hora de inicio, la hora de finalización y los intervalos de tiempo), la intensidad de la radiación (W/m2) y la suma de luz (J/cm2), el porcentaje medido de agua de drenaje, el contenido de agua o el peso de la losa, y así sucesivamente. El objetivo de la estrategia de riego, sin embargo, debe consistir en mantener el equilibrio hídrico de la planta y asegurar la absorción de CO2 para la fotosíntesis manteniendo los estomas abiertos en condiciones de alta radiación. Esto maximiza la eficiencia del uso de la luz (LUE) y la producción de asimilados para el crecimiento y el desarrollo. Por lo tanto, el riego debe estar estrechamente alineado con las tasas de evaporación en todo momento. Dado que el aporte de energía es la fuerza motriz de la evaporación, es posible estimar las tasas de evaporación reales midiendo la energía de la radiación entrante a través de un piranómetro en el exterior o, preferentemente, un sensor PAR en el interior a nivel de cultivo. El déficit de humedad del aire, la temperatura de la tubería de calefacción, así como otros factores también pueden utilizarse para refinar esta estimación. Por supuesto, se requiere un método para comprobar la estrategia de riego aplicada. Eso puede hacerse monitoreando el suministro de agua y el contenido de agua de la losa o la maceta, pero una forma aún mejor es observar el comportamiento estomatal midiendo la temperatura de las hojas de la planta y monitoreando la diferencia de presión de vapor (DPV) entre la planta y el aire; volveremos a tratar este tema más adelante.

¿Quiere leer el artículo completo? Deje su dirección de correo electrónico a continuación y descargue el artículo

Descargar este artículo

Por favor, introduzca su dirección de correo electrónico y recibirá toda la Historia de usuario

Otros artículos de interés
Artículo

Empoderar a las plantas mediante el control climático balanceado

Publicado por Greenhouse Canada, octubre 2019

Artículo

Empoderar a las plantas mediante una ventilación bien balanceada

Publicado: Greenhouse Canada, Junio 2019

Artículo

Empoderar plantas mediante un riego bien equilibrado

Publicado: Greenhouse Canada, abril 2019