Historias de usuarios

Les Serres de la Chapelle

La producción de cultivos es siempre una cuestión de equilibrio entre todos los insumos del invernadero, como el agua, el calor, la luz y la mano de obra, para lograr un crecimiento óptimo de las plantas. El empoderamiento de las plantas es una extensión lógica de esto, según Anne Claire Goyer, propietaria del grupo francés de cultivo de tomates Les Serres de la Chapelle.

Anne Claire Goyer, una productora de la cuarta generación de la familia Retière, es propietaria del grupo francés de empresas productoras de tomates “Serres de la Piogerie et St Leger” y “Serres de la Chapelle”. Con un total de tres instalaciones de invernadero, dos cerca de Nantes y una cerca de Rennes, todas ellas en el norte del país, es una de las mayores empresas de invernaderos de Francia, que produce tomates cocktail, cherry y truss en 30 hectáreas. Los productos se venden con varias marcas, como Mygoo, Jouno y Potager de Jade, a minoristas de toda Francia.

El enfoque empresarial de Anne Claire se caracteriza por un fuerte espíritu emprendedor y un compromiso con la innovación. Esto se refleja en su interés por optimizar aún más la eficiencia de la empresa combinando la gestión moderna de los cultivos y la tecnología de todas las maneras posibles. En ese contexto, la empresa ha implementado recientemente con éxito los principios de Cultivo mediante el empoderamiento de las plantas en todo el grupo.

Mejoramiento continuo

“Consideramos que el Empoderamiento de las Plantas encaja lógicamente con la mentalidad de mejora continua de todas las empresas que componen nuestro grupo”, dice Anne Claire. “Siempre tenemos una visión crítica de cómo hemos hecho las cosas hasta ahora y cómo podemos hacerlas mejor. Nos centramos mucho en la sustentabilidad, y estamos trabajando en varios proyectos relacionados con la utilización del agua, el uso de la protección biológica y la gestión sustentable de la energía. El empoderamiento de las plantas está en consonancia con esta forma de pensar, y se hace extensivo a nuestros gestores de cultivos y a su forma de tratar las plantas cada día. Hoy en día, la producción de cultivos no consiste únicamente en cultivar el mayor número de frutos posible, sino en hacerlo de forma rentable y ambientalmente viable. Y estas opciones pueden significar que hay que cambiar la forma de cultivar. El empoderamiento de las plantas nos está ayudando a hacerlo”.

Monitoreo de los cultivos

Los invernaderos de Les Serres de la Chapelle están equipados con numerosos sensores para controlar casi todos los aspectos imaginables del rendimiento de los cultivos. “No hay dos días iguales; la energía de las plantas cambia constantemente y el clima es diferente en cada uno de nuestros tres emplazamientos. Por ejemplo, nuestro centro de St. Léger, cerca de Nantes, está muy expuesto al viento”, continúa. “El tiempo cambia muy rápidamente, por lo que no es posible basarse en las predicciones climáticas. Por lo tanto, nuestro equipo de cultivo en St. Léger siempre tiene que preparar las plantas para las condiciones de viento manteniendo más potencia en los ápices, por si acaso. Este es un ejemplo de cómo utilizamos los datos de los cultivos; permite a nuestros gestores de cultivos comparar continuamente la situación con la de semanas, meses y años anteriores, analizar lo que ha sucedido antes y prepararse para lo que pueda suceder después”.

Decisiones basadas en los datos: no hay necesidad de pre-noches

Hay muchos más ejemplos de cómo el análisis de datos ha conducido a mejoras en Les Serres de la Chapelle. “Hace un par de años, las altas temperaturas exteriores en verano hicieron imposible que el equipo del invernadero trabajara con las habituales pre-noches. Cuando analizaron los datos, descubrieron que este cambio no suponía ningún problema en el tamaño de los frutos, por lo que decidieron dejar de utilizar las pre-noches. De hecho, acabaron produciendo los frutos más grandes que habíamos tenido en muchos años al no utilizar las pre-noches, y todo se debe al análisis”, añade Anne Claire. “Teniendo en cuenta los datos objetivos, nuestros gestores de cultivos pueden adoptar un enfoque menos cauteloso, manteniendo más velocidad o manteniendo los racimos más juntos, por ejemplo”.

Trabajar juntos para encontrar respuestas

A lo largo de los años, Anne Claire y su equipo han creado una sólida red internacional en el sector de la horticultura y han seguido de cerca los avances relacionados con el cultivo de nueva generación y el empoderamiento de las plantas. “No creemos que haya una sola manera de cultivar. Para nosotros, es importante tener la mente abierta y analizar para aprender”, comenta. “Al desempeñar un papel activo en la comunidad hortícola, encontramos a otras personas que comparten nuestro interés por adoptar un enfoque diferente en la producción de cultivos. Intercambiamos ideas y experiencias con ellos, y trabajamos juntos para encontrar respuestas a cualquier pregunta”.

Nuevo enfoque para el análisis

“Un día, un miembro de nuestro equipo le comentó a Pieter Mol de Svensson, uno de los socios de implementación de El empoderamiento de las plantas, que nos costaba mantener con precisión la temperatura de las plantas en el ápice. Pieter sugirió adaptar la estrategia de análisis para trabajar con otros indicadores como la diferencia de presión de vapor (VPDif) y la humedad absoluta en lugar de la humedad relativa, como hacíamos en ese momento. Ahora utilizamos una pantalla de sombra y una pantalla térmica en combinación con nuestros LED”. Anne Claire admite que los responsables de los cultivos se mostraron un poco escépticos con este nuevo enfoque al principio, pero que pronto descubrieron que funcionaba. El análisis ofrece ahora al equipo un mayor control de la temperatura en el ápice de la planta, ya que pueden cerrar la pantalla térmica por la noche para bloquear la radiación saliente. Mientras tanto, la pantalla de sombra que difunde la luz puede cerrarse en los días soleados, por ejemplo. “Sobre todo, esto también nos permite controlar la humedad, tanto para retenerla al final del día como para evaporarla de forma más óptima por la mañana, en función del clima exterior”, afirma.

Como demuestran estos ejemplos, incluso pequeños cambios en la estrategia de cultivo pueden tener un gran efecto. “Pero no siempre se obtienen los resultados deseados. A veces, un cambio para mejorar un aspecto, como el vigor o el cuajado de los frutos, tiene en realidad un impacto negativo más amplio en la planta, porque rompe el equilibrio”, continúa Anne Claire. “El empoderamiento de las plantas ha abierto la mente de nuestros responsables de cultivos sobre todos los factores que pueden controlar como forma de gestión del cultivo, y sobre cómo esos factores interactúan para mantener la planta en equilibrio. Y una vez que han hecho un cambio, utilizan los datos para verificar si ha tenido éxito, y si no, para averiguar por qué no. Así que el análisis, literalmente, nunca se detiene”.

Adopción por parte del equipo de gestión de cultivos

Un equipo de aproximadamente diez gestores de cultivos trabaja en todo el grupo Les Serres de la Chapelle. A la pregunta de si hubo alguna resistencia a la hora de adoptar los principios de El Empoderamiento de las Plantas, Anne Claire responde “Nuestro enfoque nunca ha sido decir a los responsables de los cultivos lo que tienen que hacer, ni siquiera tratar de persuadirlos. Por el contrario, creemos en el aprendizaje a través de la práctica. Son libres de experimentar, pero también deben pensar en la causa biológica de cualquier resultado o problema que experimenten. Aplicamos esa misma forma de pensar al introducir los principios de El Empoderamiento de las Plantas. Animamos a los responsables de los cultivos a combinar sus propios conocimientos y observaciones sobre las plantas con los datos, y luego dejamos que los resultados hablen por sí mismos”. La adopción de los principios de El Empoderamiento de las Plantas por parte de todo el grupo se ha visto respaldada por los seminarios web organizados por los Socios de Implementación y por el intercambio interno de conocimientos y experiencias entre los responsables de los cultivos.

Lograr el equilibrio adecuado

A pesar de que el grupo se concentra en los datos, el propietario no cree que haya que centrarse sólo en ellos. “No se puede sustituir a un gestor de cultivos”, dice. “Se trata de encontrar el equilibrio adecuado entre la experiencia en la gestión de cultivos y los datos. A pesar de todo lo que medimos, sigue siendo muy difícil tener datos de alta calidad sobre todos los aspectos importantes, como el grosor de las hojas y la cantidad total de follaje, por lo que es importante que nuestros gestores de cultivos también observen lo que ocurre dentro del invernadero”. Por otra parte, una planta puede parecer sana pero los datos pueden revelar problemas subyacentes que podrían afectar a la producción. Así que a veces la planta confirma los datos, y a veces los datos confirman la planta”.

“Incluso en los invernaderos de alta tecnología, el trabajo de un productor gira en torno a la toma de decisiones basadas en factores imprevisibles”, añade. “De hecho, estamos gestionando riesgos todo el día, todos los días. Pero yo prefiero la certeza a los riesgos, ¡sobre todo en la producción de cultivos! Los principios de El Empoderamiento de las Plantas nos ayudan a minimizar los riesgos y a optimizar nuestras decisiones basándonos en indicadores basados en datos, pero siempre combinados con la propia comprensión de las plantas por parte de nuestros gestores de cultivos”, concluye Anne Claire.

¿Quiere saber más sobre este proyecto?

Consultant Ludvig Svensson

Ton Habraken

¿leer otras historias de usuarios?
Historia de usuario

De Peelkroon BV

"Potenciar nuestras plantas de fresa mediante la nutrición nos ...

Historia de usuario

BASF Vegatable Seeds

Una estrategia estable, robusta y reproducible basada en datos para ...

Historia de usuario

Van Marrewijk Tomaten

"Mejorar nuestro enfoque de la iluminación puede mantener el ...